Castle. Los Romeo y Julieta del siglo XXI

Cartel promocional serie de televisión Castle

En un mes se estrenará la nueva serie que protagoniza Nathan Fillion: The Rookie. Así que aprovecho la ocasión para escribiros unas líneas de una de mis series favoritas que también participa este actor y que terminó hace un par de años su emisión. Hecho que me permite analizar el producto en su totalidad. Hoy toca compartir mis impresiones de Castle. Y si sois fans de la serie, os espero en comentarios para un pequeño debate.

Richard Castle y Kate Beckett

Como podéis observar, la serie lleva como título el apellido de uno de sus personajes: Richard Castle. Es un novelista de misterio que ha cosechado un gran éxito. Tanto que se ha ganado la fama de playboy y de tener una vida frívola. Un día decide para documentarse en su siguiente novela pedir el favor de ver el día a día de una comisaría de policia. Hecho que le cambiará la vida.

En esa comisaría estará la otra gran protagonista de la serie: Kate Beckett. Es una gran policia, que le ha costado avanzar en un sector tan masculino y con sus demonios del pasado. Estos últimos los iremos descubriendo y en algunas temporadas serán pilares para la trama argumental.

Al principio veremos como toda la comisaría está en contra de tener al novelista entre sus filas. Es por eso que al prinicipio es una serie policíaca más, con el misterio de saber quién es el asesino. Y también si lo consiguen resolver gracias a las dotes detectivescas de Castle o por contra, nos demuestra que la realidad difiere de la ficción. Pero a medida que avancen las temporadas sí veremos que los casos adquieren un toque narrativo. Como si en verdad estuviéramos viendo un caso redactado por un escritor de suspense. Perdiendo parte del realismo y día a día de una comisaría.

Antes de esa transformación y que hace que a mis ojos sean las mejores temporadas de Castle cuando realizan ese cambio argumental, la serie enamora por otros aspectos. Uno de ellos es la parte personal de Richard.

Nuevos modelos de familia

Estamos acostumbrados a ver la típica unidad familia de dos progenitores y sus hijos. O de personajes divorciados, quién le recae la responsabilidad de velar por los hijos es a la mujer. Pues bien, Castle rompe estos estereotipos. Alexis es la hija de Richard y siempre ha vivido con él. Incluso en algún episodio se hablan de niñeras y cómo el novelista se siente orgulloso de catalogarse como la niñera de su hija. Otro de los personajes divertidos es la madre de Castle: Martha.

Hace de actriz y por ello la serie aprovecha para mostrar la parte de detrás de la profesión. En el terreno familiar muestra ser una piña con su hijo y nieta, aportando en demostrar otro modelo de familia es posible. Y como le sucede a Big Bang Theory, es un aspecto que toda persona que visualiza la serie agradece y le cautiva.

Castle es una serie producida por ABC Studios

Romeo y Julieta

Como he constatado en el título, creo que la pareja de Beckett y Castle los podemos catalogar como una versión de Romeo y Julieta actualizado. ¿El motivo qué lo piense? Desde que empiezan a ser pareja estos personajes, no paran de sucederles desgracias. Como si realmente no estuvieran destinados a estar juntos. Hay tantos capítulos que muestran este hecho que al final más que una serie policíaca o de misterio, parece que estemos delante de una interpretación libre de la obra de Shakespeare.

Un fin agridulce

En 2016 tocó decir adiós a esta fantástica serie. Y aunque la última temporada es sublime y el final que ofrecen es digno, no deja buen sabor de boca cuando descubres porqué no continúa en antena. Es una serie de éxito que la cadena ABC no quería dejar de emitir. Incluso se estuvo hablando de los detalles para una novena temporada. Así que… ¿por qué no llegó?

Según la rumología: Nathan Fillion (Richard Castle) y Stana Katic (Kate Beckett) no se soportaban. Estas afirmaciones venían dadas a que no concedían apenas entrevistas conjuntas. Y el desarollo de la octava temporada cómo transcurría. Terminaron de darse como buenos al anunciar la cadena que Stana no continuaría y veríamos al personaje de Beckett por última vez en esa temporada.

Algo difícil de asumir y que muchos no creíamos que fuera buena idea. Porque el éxito de Castle era la relación de esos dos personajes y si faltaba Kate… el futuro de la serie no tenía buen augurio. Parece que ese pensamiento también lo tuvieron los productores y finalmente imperó darle un final digno a esta serie que empezó a emitirse en el 2009.

Conclusiones

Es una serie muy completa donde encontramos misterio, humor, acción, permite profundizar en el mundo artístico y ver modelos nuevos de familia. Es por eso que animo a darle una oportunidad. Ocho temporadas son muchas, pero os diré que ver los episodios salteados y puntualmente es posible. Ya que aunque hay una trama principal, la estructura de cada episodio es de seguir un caso concreto. Así que si no encontráis el primer capítulo, podéis catar perfectamente la serie con un episodio aleatorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.